miércoles, 24 de junio de 2009

OJALÁ ESTUVIERAS AQUÍ

No pienses que te he olvidado, aunque lo cierto es que tu recuerdo me visita cada vez con menos frecuencia. En ocasiones despierto sintiendo tu respiración muy pegada a mi nuca, como en aquellas noches en las que te quedabas en mi casa a dormir. Éramos sólo dos almas perdidas; yo luchaba por encontrar mi camino y tú hacía ya tiempo que habías perdido el control. Nos reíamos juntos viendo las viejas películas de Billy Wilder y llorábamos escuchando las sinfonías de Mahler y los trabajos para piano de Debussi; bebíamos ron como si nos fuese la vida en ello y conversábamos sobre el universo y sobre el sinsentido aparente que gobierna todo, sobre mujeres, sobre el fracaso del movimiento hippie o sobre el expresionismo alemán. Nos observábamos mutuamente con una extraña mezcla de amor y lástima y nos abrazábamos hasta que comenzaba a amanecer.
.
No sé distinguir el cielo del infierno, decías mientras te preparabas la inyección. Después la heroína corría por tus venas y yo me quedaba a tu lado llorando como un bebé. Juraría que sonreías y que en esa duermevela te sentías libre de verdad.
.
Algunas tardes abro mis viejos álbumes de fotografías y en casi todas las instantáneas apareces tú. Acaricio tu rostro con la punta de mis dedos hasta que el dolor se vuelve demasiado intenso y entonces salgo a la terraza para tomar una bocanada de aire con la que sobrevivir el resto del día. Desde mi azotea los campos verdes asemejan raíles de acero y los árboles toman la apariencia de cenizas ardientes, aunque tú ya no los puedas ver.
.
Claudia ya nunca habla de ti. A veces la telefoneo para que me acompañe a visitar tu tumba, pero ella siempre tiene algo mejor que hacer. Estuviste a punto de arrastrarla a tu delirio y creo que eso no te lo perdonará jamás. A mí tampoco viene a verme, ni siquiera para echar un polvo esporádico y salvaje como los de antes, pero incluso eso me resulta indiferente. Ahora tiene un nuevo novio que da clases en la universidad. Es un tipo majo que siempre tiene respuestas para todo y que presta más atención a la forma de contar las cosas que al contenido de lo que desea decir. No te caería bien; representa todo lo que tú más odiabas. Claudia dice que folla como los ángeles y que tiene una gran vida interior. Yo suelto entonces una risotada de burla y ella se marcha con un fuerte portazo como los que solía dar cuando discutíais por cualquier asunto trivial. A Claudia también le está sentando fatal esto de envejecer.
.
¿Sabes? Tenías razón cuando me asegurabas que acabaría cambiando mis héroes por fantasmas, que las sonrisas se transformarían en velos con los que ocultar mis secretos y que dejaría a un lado mi ambición de cambiar el mundo por unas cuantas dosis de comodidad. Ahora ya no creo en ninguna filosofía ni en sus falsos profetas, miento como un bellaco y sólo profeso la religión del confort. Cuando los accesos de culpabilidad por lo hipócrita de mi comportamiento se vuelven demasiado insufribles, leo una buena novela, abro la mejor botella de tinto de mi bodega o alquilo una película en deuvedé. Estoy seguro de que no te sentirías nada orgulloso de mí, aunque tú tampoco eras precisamente un buen modelo a seguir, ni siquiera fuiste ejemplo de nada. Tu lucidez era sólo ficticia y tus buenas intenciones naufragaban en cada nueva jeringuilla que llenabas con aquel líquido que te otorgaba tu falsa paz.
.
Han pasado muchos años, pero mis miedos siguen siendo los mismos de siempre. Me angustia la posibilidad de perder la cordura y me aterra morir en soledad. No he encontrado esperanza en nada de lo que verdaderamente me apasionaba y hace tiempo que no me busco una compañera con la que combatir el segundo temor del que te hablé hace apenas tres líneas. Nado en una pecera dibujando círculos que pronto se borran y corro siempre sobre el mismo viejo camino sin atreverme a escrutar el horizonte. Ya no escucho a Pink Floyd porque me recuerda demasiado a las versiones que interpretabas con tu guitarra española y quemé en una hoguera las poesías que escribíamos a medias cuando nos aburríamos y no sabíamos qué hacer. No sé si soy sólo un cobarde o si la edad ha causado estragos en mi manera de entender el mundo. Dudo de las cosas reales y me refugio en la jaula de ficciones que construí con tu ayuda cuando la palabra amistad todavía tenía sentido dentro de mi cabeza. Te echo mucho de menos y te juro que rezaría por ti si sintiera fe verdadera por algún dios.
.
Ojalá estuvieras aquí.
.
.
Pink Floyd. Wish you were here.
.

30 comentarios:

Luís dijo...

Pues ya ves, puede que a simple vista, esta entrada de hoy se pueda tildar de triste, desesperanzada, incluso, a alguien le podría incluso parecer que rezuma negatividad. Y admito que leyendo este texto (la primera vez que lo he hecho) esta ha sido un poco mi opinión, pero solo hasta que alcancé el último párrafo..."han pasado muchos años..." a partir de ahí algo tomo color y me obligue a leerlo de nuevo desde el principio.
Una vez y otra y otra hasta que de pronto supe a que me sabía la boca cuando terminaba la lectura completa.
Para mí, este texto de hoy es un aldabonazo en la conciencia, una campanada de atención a aquel lugar en el que habitan las inquietudes, los deseos de cambio, la medida de las cosas.
Gracias por compartir esta entrada y enhorabuena por tu estilo y sobre todo por tu clarividencia y conocimiento del corazón de los semejantes.
PAZ

Juanjo Ramírez dijo...

Me ha encantado Rubentxo! Quizá lo que más me ha gustado de lo que te he leído hasta ahora.

Impecablemente redactado y compuesto por situaciones y sentimientos muy "tangibles".

Me ha recordado a lo poquísimo que he leído de Cortázar.

Un abrazo!

oriolvidal dijo...

No es fácil hacer buenos relatos a partir de canciones tan sublimes.

Los cambios de perspectiva que arroja el tiempo suelen ser incomprensibles, duros... o macabras. La nostalgia es el deseo de que todo lo bueno hubiera permanecido y lo demás sólo fuera un simple estrabismo del tiempo.

Una especie de flotador, un reproche por lo que pudo haber sido y no fue. Añoramos, luego existimos.

Molt intens i íntim, Rubentxo!

wnefron dijo...

Hago mias tus sentidas palabras.
Un saludo Rubentxo.

naná dijo...

joder! (perdón...) pero es que es increible!!
increible la carta que te has marcado...
preciosa, dura, triste, emocionante, dolorosa...
un placer leerte... hoy puede que un poquito mas...
de verdad que me has dejado con un nudito en la garganta...
luego volveré para escuchar la canción.
besos!

Rubentxo dijo...

Luis: ¡cuánto tiempo sin tener noticias tuyas! Voy a visitar corriendo tu blog, que hace tiempo que no leo tus textos y poemas. Veo que captaste perfectamente la intención del relato/epístola: un toque de alerta frente a la pasividad del ser humano y a la falta de acción, un grito contra la nostalgia como forma de aferrarse al pasado. Muchísimas gracias por pasar por aquí. Me alegró mucho encontrarte.

Juanjo: gracias por tus palabras, pero ¿Cortázar? ¿Cortázar? Intuyo que ya estás en tu isla y que el sol te ha dado demasiado en la cabeza, jeje. Tengo que aprender a reescribir los relatos. Si bien es cierto que escribo estos posts cuando estoy saturado de otras escritos y que utilizo el blog como mero escape, para relajarme, debería prestar más atención a lo que pongo y no ser tan impulsivo a la hora de colgarlos. Ahora mismo, releyéndolo, me ahorraría lo de la heroína y todo ese rollo pero... no sé... lo hace más triste, ¿no? Un abrazo. Y felices vacaciones.

Oriol: Añoramos, luego existimos... Me has dejado pensando en esa frase. Mil gracias por venir al palacio...

Wne: poz pa ti todas, majete. Qué alegría verte por aquí.

Naná: ¿No has escuchado la canción? Pero, ¿cómo hay que decirte que lo importante de este blog son las canciones y no los textos que las acompañan? Ya lo dice el título: "Canciones desde palacio". Te pongo un negativo por semejante calamidad y no te lo quitaré hasta que la hayas escuchado. Es de mis favoritas de Pink Floyd (aunque creo que todas las canciones de Pink Floyd son mis favoritas, jeje). Ahora que pienso: supongo que estás en el despacho y que por eso no puedes escucharla. Venga, vale, te quito ya el negativo si es que es esa la razón. Besos mil, maja.

Joer, cómo hablo hoy, ¿no?

Rubentxo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=VZbM_MIz4RM

Ojito al bailecillo de las coristas, digno de Eurovisión, jeje.

Hipatia dijo...

Hola Nín:
Otra vez he pasado por delante del letrero de Caudiel, en la autovía, pero no te hago la faena de llamar... Con esta caló y a no sé cuántos kilómetros... Pero reconozco que todas las veces estoy tentada de hacerlo para estrujarte un poquito con un abrazo...

La entrada me ha gustado mucho; me parece muy profunda y completa. No hay nada al azar. Pero sí me ha resultado triste, quizá porque tuve dos amigos yonkis y, que yo sepa, uno de ellos ya se murió.

Ecuentro escondrijos, brumas, insignificancia, impotencia, miedo y sueños rotos, en definitiva, mucha angustia. Y, pese a todo, como dicen por ahí arriba, deseos de cambio. Desear es un buen comienzo, quizá el único primer paso... que conduce a la insignificancia, impotencia, miedo..., pero no a la angustia. Pienso que nuestra gran tragedia es la lucidez, una ¿cualidad? que todavía nos viene grande. Sobre nosotros pesan muchas tutelas (ya escribiré algo sobre esto, ummmh...) y todavía nos queda mucho para alcanzar la matoría de edad; digamos que somos una especie en pañales, pero que muy en pañales.
Un besazo grandíísimo, desde la nave de los sueños.

Vaya estilazo te gastas, colega. (Eres mi Papini particular).

Rubentxo dijo...

¡Hipatiaaaaaaaa!
La bronca por no haberme llamado te la acabo de echar por el fax este moderno...¿cómo se llamaba? Ah, sí: MAIL.

¿Lucidez? Suerte los que la tienen. El 99% de los seres humanos sólo nos diferenciamos de los animales en la forma de vestir.
En vez de "Homo sapiens", deberíamos llamarnos "Homo zara" u "Homo springfield" o algo así (esto va por Patri, jeje) o, como mucho "Homo antena".

Un beso fuerte para toda la Enterprise. Por cierto, ¿qué tal es la nueva peli se Star Trek?

Hipatia dijo...

Buenísima. ¡No se te ocurra perdértela! La hemos visto cuatro veces, por ahora...
Voy a ver dónde me has dejado el correo (la hotmail apenas la uso; la gmail sí).
Bezoz

jhay dijo...

Me parece un relato redondo... contundente, sensible, melancólico, escrito con un estilo increible... de lo mejor que he leído... me gusta casi más que materia prima ( ya te digo!! ... a pesar de ser muy diferentes y todo ese rollo, esta epistola es soberbia)
Vaya y luego me preguntas que por qué te tengo tanto miedo, ¿ya te ha quedado claro el por qué?
Besos!!

Meadow dijo...

Me gustan los textos que crecen, que tienen ciertos golpes de efecto, que te acompañan. Me gustan los textos trabajados, los que usan la literatura para escribirse, los epistolares que se hablan a si mismos, como si lo de menos fuera el ser leídos.

Me gustan tus textos, y este especialmente

Un saludo!

Rubentxo dijo...

Hipatia, me temo que te echado la bronca en el hotmail. Sorry... Borraré esa dirección y dejaré la de gmail.

Jhay: ¡pelota, pelota, pelota! Jeje. Gracias por tus palabras, maja.

Meadow: a mí también me fascina el género espistolar (aunque no entiendo muy bien por qué le llaman "género"). En las cartas se dice más sobre uno mismo que en cualquier autobiografía. Gracias por pasar y por tus amables palabras.

Viendo el éxito del relatico, me estoy pensando en cambiar el nombre del blog y llamarle "Cartas desde palacio", jeje.

Gracias a todos, muchachos.
Abrazououoouous!!!

Juanjo Ramírez dijo...

Pues yo así a priori no le cambiaría ni una coma! :D

Me quedan un par de días en Donosti y mañana... a mi isla!!! :D A ver si allí tengo tiempo y calma para volver yo también a los relatos y esas cosas!

Espero impaciente el próximo tuyo!

Rubentxo dijo...

¡Que tengas un verano productivo, Juanjo! Estaré pendiente de las Nanas para Dormir al diablo por si hay novedades.
Un abrazo.

Juanpla dijo...

Hola Rubentxico:
Muy aparte de si el estilo es epistolar, si el texto rezuma tristeza, etc. de lo cual no entiendo ni un carajo, ni falta que hace, je je je, a mi el relato me ha encantado y enganchado en su conjunto de cabo a rabo, y por primera vez desde que sigo tu blog a cada línea que leía más me inspiraba una canción, de esas que todos los maestros tienen. Esta entrada, al contrario de lo que comentas anteriormente, si que hace justicia al nombre del blog, una canción perfecta desde tu palacio.

Rubentxo dijo...

Hey, Juanpla, qué guay verte por aquí de nuevo. Me alegra que te haya gustado. Qué grandes son los Floyd, coñoooo.

Juanjo, se me olvidó: el tiempo del que se dispone para escribir "relatos y esas cosas" es inversamente proporcional al que se emplea yéndose por ahí de risas y cerveceos. Lo leí en una tesis doctoral o algo así ,jeje. ¡Que encuentres el equilibrio perfecto entre las dos aficiones!

Juanpla, nos vemos por ahí! Seguro! Chau!

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Rubentxo.
Menudo post te has marcado. Te digo la verdad, lo he leído varias veces y en días distintos. Me ha parecido soberbio. Reconozco que es duro y que tiras a dar...sobre todos a los que crecimos con los Pink... Para mí su mejor albúm es el qu e nos has recordado. Bueno yo tengo debilidad por ellos..Ahora he recordado que tengo "El Muro" y hace años que no lo reviso. Os recomiendo que lo busquéis...la peli, bueno, hay opiniones para todos los gustos. Yo me la tragué en mis años de estudiante en la ciudad y salí deprimido.
Rubentxo, te has pasado con el texto...Luís, y también Hipatia, lo han dicho muy requetebién, me uno a ellos.
Un abrazo.

Rubentxo dijo...

Hola, Mateo.
Gracias por tu visita a palacio y por tus amables palabras.
¡¡Saludos!!

erato dijo...

Qué texto más bien hecho Rubentxt! Creo y no te exagero que es el mejor de los que te he leído, y ya es decir. Pero es que éste tiene algo especial, algo que se intuye...y no es solo por lo que cuentas sino por cómo lo cuentas. Me ha encantado y estremecido todo, desde el principio hasta el final. Absolutamente genial. Un abrazo

Rubentxo dijo...

Hola, Erato.
Mil besos por tu amabilidad. Hoy llevo todo el día sin hilvanar dos líneas seguidas y leer tu comentario me ha subido el ánimo.
¿Vacacioneando?
Me voy pa tu blog, a ver si hay algo nuevo por allí...
Besos!!!

Marta Teixidó dijo...

Mi querido Rubentxo,

Fascinante, lleno de sentimientos, casi parece autobiográfico. Y si no lo es, cuentas con una base argumental excelente.

Lo primero que me ha venido a la cabeza, después de leerlo es la palabra Madurez. Los golpes de la vida hacen que el personaje ejerza el escepticismo, pero también contemple el transcurrir del tiempo con más tranquilidad. Cronos marca la pauta.

Tu uso del vocabulario es increíble. Eres un buen ejemplo a seguir para mi.

Por cierto, siempre relaciono a Pink -Floyd con aquella canción "money" y su particular sonido de caja registradora. Pero todo eso ya es recuerdo.

Besos muchos y mi más rendida admiración por tus relatos.

Rubentxo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rubentxo dijo...

Hola, Marta.
Me alegra mucho volver a verte por este palacete de la música.
Tus palabras son muy amables, aunque bastante excesivas. Te agradezco que me subas la autoestima, pero ¡muchacha, no hace falta pasarse! Jeje.
Un beso.
Nos vemos en el Lucky-13 o en palacio!!

JALOZA dijo...

Muy bueno, me gustó mucho aunque me sobraron un par de "convencionalismos" para ser redondo.Por tus comentarios veo que te diste cuenta. Al principio también me recordó a Cortázar.Nada más que decir.

No he escuchado mucho a los Pink, me sigues haciendo reparar en grupos a los que no presté atención.Espero impaciente lo de Vetusta, otros desconocidos de los que leo por todas partes. Me parece que ando enrocado con mis músicos de siempre. En fin, me abriré de orejas.

Una última cosa:¡ Qué envidia la multitud de comentarios que eres capaz de suscitar! Ojalá a mí me pasara lo mismo y pudiera comaprtir alguno de tus seguidores jojojo

Un abrazo, amigo.

Rubentxo dijo...

Hola, Jaloza.
Yo también le habría quitado un par de convencionalismos, como tú dices, alguna de esas frases recurrentes mil veces utilizadas y un par de lugares demasiado comunes... Debería reescribir también para el blog... pero soy un gandul y utilizo esto para olvidarme de lo laborioso de otras escrituras.
Gracias por pasar y por dejar tu huella.
¿No prestaste atención a Pink Floyd? ¡¡¡Sacrilegio!!! ¡¡¡Sacrilegio!!!
Escucha a los Vetusta... Son buenos, los cabrones.
Abrazos!

Hipatia dijo...

Nín. ya lo he leído, de cabo a rabo y sin pestañear. Sigo pensando que eres mi Papini particular, te gastas una sinceridad abrumadora. Ya te contaré más por correo electrónico, pero sí entiendo al tribunal...

Besos gordos.

Patricia dijo...

La verdad escribes precioso, me llego al corazon ese sentimiento de miedos, pena, ansiedad...la realidad que cae a muchas mujeres perdidas en la heroina. Es increible que jamas me hubiese puesto a pensar en lo que el sentiria con una pareja como esa...magnifico, me gusto...
besos, feliz semana!

amante del absurdo dijo...

Muy buen relato, y tienes razón en cambiarle el nombre al blog:

cartas desde palacio es más adecuado.


Rorro.

Anónimo dijo...

What's up, constantly i used to check weblog posts here in the early hours in the dawn, as i like to learn more and more.
http://www.reviewsontwitterfollowers.wordpress.com/2013/06/10/getting-more-followers-on-twitter

My blog: santana